La boda que la lluvia no logró empañar

La boda que la lluvia no logró empañar.

Minna y Juanma.

La Cartuja de Cazalla de la Sierra.

 

La determinación de Minna y Juanma hacía imposible que la lluvia pudiera empañar su boda.

Llegaron al estudio un frío día de invierno y nos parecieron una pareja peculiar…  Él, Juanma, andaluz, abierto, cercano, conversador, y siempre con una sonrisa.  Ella, Minna, finlandesa, reservada, tímida, seria, y cuando expresaba algo era muy firme; siempre tuvo claro lo que quería y cómo lo quería. 

Juanma nos advirtió que los finlandeses, por lo general, raramente expresaban sus sentimientos.  A pesar de que Finlandia no está al otro lado del planeta, sí que se nos hizo difícil arañar de Minna una opinión.  Notamos el choque cultural.  Sin embargo, Juanma se convirtió en el intérprete que necesitábamos, no en el lenguaje, pero sí en nuestra necesidad de conocer a la pareja. 

Nuestro trabajo se basa fundamentalmente en plasmar un estilo en las fotografías, y aunque somos muy celosos de nuestra forma de trabajar, no somos tan cerrados como para negarnos a adaptar nuestro estilo a los gustos de las parejas. 

Creemos que la motivación que empuja a una pareja a visitarnos al estudio es el hecho de que les gusta lo que han visto de nosotros, pero no somos tan cerrados como para negarnos a adaptarnos un poco a sus gustos o necesidades.  Un ejemplo que solemos dar es el caso de las fotos posadas o las fotos de grupo. 

Nuestra forma de ver la fotografía es aquella en la que prácticamente pasamos desapercibidos durante todo el evento.  Hacemos fotos pero no las forzamos, ni dirigimos a nadie.  Captamos lo que ocurre.  Esta visión no nos impide satisfacer a una pareja que quiere unas fotos determinadas.  También es importante adaptarnos a las circunstancias.  Quizás sea más importante para un fotógrafo su capacidad de adaptación a las circunstancias que el estilo.  Esto no supone renunciar a tu esencia, supone dar un buen servicio.

Este paréntesis nos ha servido para explicar por qué necesitamos conocer las opiniones de los novios en las reuniones que tenemos en el estudio.  Queremos que la pareja se exprese, que nos cuenten sus expectativas para su boda.  Juanma suplió con creces la reserva de Minna.

Ya en la sesión de preboda, que podéis ver aquí, el día se presentó nublado y la tarde anunciaba lluvia.  Nos libramos y no llovió, a cambio tuvimos unos cielos tormentosos muy espectaculares y una luz que se inclinaba hacia Minna.  Todo parecía que se giraba para que Minna se sintiera como en casa.  El día de la boda…, pues se presentó igual.  Cielos tormentosos en Cazalla de la Sierra, y la lluvia en esta ocasión sí que apareció.

No siempre sale el sol, y una boda con lluvia también tiene su encanto.  Un día gris supone un reto para el fotógrafo pero a la vez un aliciente.  Vivimos en Andalucía, y aquí encontrarnos con una climatología diferente a un día soleado y caluroso, supone que vamos a captar otras cosas; cosas diferentes.  Cambiamos de registro y eso siempre seduce.

La boda se celebró en un monumento nacional del siglo XV, la Cartuja de Cazalla de la Sierra.  Si hay sitios mágicos en la provincia de Sevilla, sin duda éste estaría entre los principales.  Es un lugar rodeado de naturaleza y en el que se respira paz.  Parece alejado de todo, pero el sonido del viento entre las hojas de los árboles y el canto de los pájaros, te hace sentir que no necesitas más.

Fue una celebración muy emotiva.  Familiares y amigos de diferentes nacionalidades viajaron hasta Sevilla para acompañarles en su gran día.  Se sucedieron los encuentros, los abrazos, las lágrimas y las emociones.  El rostro de los novios reflejaba la alegría de haber podido reunir, pese a la distancia, a todos sus seres queridos y compartir su felicidad con ellos.  El convite lo sirvió Saboga Catering, y como en otras ocasiones en las que hemos coincidido con ellos, todo transcurrió a la perfección, a pesar de lo que supone adaptarse a un entorno peculiar y la lluvia.

Los participantes en la boda:

Venue: La Cartuja de Cazalla.

Catering: Saboga Catering.

Vestido novia: Lillian West.

Traje novio: Sastrería 7.